impacto ambiental favorable

Publicaciones

El Centro de Visitantes de Picos de Europa en Posada de Valdeón recibe la declaración de impacto ambiental favorable

El proyecto del Centro de Visitantes del Parque Nacional de Picos de Europa, en Posada de Valdeón (León), ha recibido la declaración de impacto ambiental (DIA) favorable por parte de la Dirección General de Calidad y Sostenibilidad Ambiental de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, según publica en su edición de hoy el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).
El centro se ubicará en el centro urbano de Posada de Valdeón, en unos terrenos cedidos por el Ayuntamiento, y será el punto base de los principales recorridos e itinerarios para montañeros y visitantes del Parque Nacional de Picos de Europa.
En total, el edificio sumará 14.422,24 metros cuadrados, en el paraje de San Juan. La zona es una pradera en cuyo límite superior se ubica una pista y el actual Centro de información del Parque Nacional y en el inferior, la carretera del Puerto de Panderruedas (LE-244), donde tiene el acceso.
El centro se ubicará dentro del Parque Nacional de Picos de Europa, dentro también de la red de Espacios Naturales de Castilla y León, en concreto del Parque Regional de los Picos de Europa y de la Reserva de la Biosfera ‘Picos de Europa’. La zona está declarada Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) ‘Picos de Europa’, y también se encuentra incluida dentro del ámbito geográfico del Plan de recuperación del oso pardo en Castilla y León y del Plan de recuperación del urogallo cantábrico.
El proyecto que se pretende realizar consiste en la construcción de un edificio de uso público para servicios administrativos y exposición. Se plantea con dos zonas claramente diferenciadas, la zona dedicada a los servicios técnicos del Parque y la zona dedicada a visitantes. Los espacios dispondrán de un acceso común desde la carretera de entrada a Posada.
La zona de administración contará con una planta bajo rasante destinada a aparcamiento de vehículos y una zona de instalaciones generales del edificio, así como una planta a nivel de acceso destinada a oficinas y despachos administrativos. La zona de visitantes incluirá tres plantas sobre rasante de acceso, y consiste en un recorrido o itinerario por las distintas plantas en sentido ascendente hasta la última planta, de salida y final del recorrido expositivo que se plantea.
El edificio se proyecta semienterrado en la ladera, con cubiertas planas ajardinadas, para presentar el menor impacto volumétrico en el paisaje y su integración a la orografía del terreno, emergiendo desde la pendiente de la ladera, de forma que la superficie construida aparente sobre el nivel topográfico del terreno, sea la menor posible y mediante el tratamiento del relieve del terreno que se prolongará sobre las cubiertas del edificio.
El estudio de impacto ambiental identifica 19 impactos en la fase de construcción, 17 negativos y dos positivos, y 12 en la fase de explotación, de los que ocho son negativos y cuatro positivos. Algunos de ellos se han identificado como de magnitud severa, siendo el resto de magnitud moderada o compatibles.
Considerando esta valoración de los impactos, se establecieron medidas preventivas y correctoras, para tratar de mitigar o eliminar dichos impactos. Como consecuencia, la valoración cualitativa final de los impactos, tras la implantación de las medidas, es de un impacto general compatible del proyecto, ambientalmente viable, siempre y cuando se llevan a cabo las medidas propuestas y se desarrolle correctamente el programa de vigilancia ambiental
Arriba